Las ventas y las objeciones

Cuando alguien  quiere aprender a ser más persuasivo a menudo se tropieza con un obstáculo que se llama- las objeciones. Es aquel momento cuando uno puede sentir que no sabe que contestar a su cliente, pierde su seguridad y también pierde la posibilidad de cerrar un buen trato.

Nadie quiere experimentar una situación así. Sin embargo esto es lo que sucede con mucha más frecuencia de lo que uno podría imaginar.

Para vender más y persuadir mejor en éste caso has de hacer 2 cosas:

1. Vencer primero tus propias objeciones internas.

2. Estar listo para cualquier objeción que puede venir desde exterior.

1. Para eso vamos a necesitar a crear una lista de las objeciones que tenemos dentro de nosotros. Para qué lo vas a hacer? Simplemente que es imposible que seas bueno persuadiendo y vendiendo si tú mismo no estás convencido de tu producto/servicio o de ti como un extraordinario vendedor. Has de tomar un bolígrafo y escribir todo lo que te crea inseguridad.

Por ejemplo:

* No tengo respuestas a todas las preguntas que me pueden preguntar.

* De verdad mi servicio ayuda a los clientes a resolver sus problemas?

* Hay competidores con productos más baratos/mejor calidad…

* No creo que soy bueno vendiendo… etc.

Cuando hagas conscientes tus propias objeciones internas será mucho más fácil dejar de hacerles caso a la hora de acción.

2. Escriba todas aquellas objeciones que pueden aparecer en el proceso cuando estás con tu cliente o prospecto. De hecho, ten en cuenta que las objeciones son el estado de inseguridad o de tu cliente o bien acerca de ti, acerca de tu producto o acerca de tu empresa. Cuando escuchas una objeción alégrate porque la otra persona te comunica dónde necesitaría obtener más información u que elemento de tu presentación necesita que le genere más seguridad.

Cuando termines la lista de posibles objeciones quiero que pongas por escrito varias respuestas a cada una de ellas y apréndelas de memoria. Recuerda escribir cualquier objeción nueva que podías haber recibido de algún cliente y dedícale el tiempo necesario para escribir varias respuestas.

Verás que si te anticipes por adelantado a las posibles objeciones tu seguridad crecerá de manera increíble y estarás preparado para cualquier situación.

Manos a la obra!